Blog Perla Negra BCN
Comparte:

¿Cómo afecta el calor al deseo sexual?
Sexo y Prostitución Servicios Sexuales Escorts de lujo

¿Cómo afecta el calor al deseo sexual?

martes 01 agosto 2017

Según un estudio en los Estados Unidos, la gente está más presta a realizar el acto sexual al principio del verano, en diciembre y enero. Como ya sabemos, Google es consciente de todo y, gracias a él y a las búsquedas en su súper motor, sabemos en qué momentos del año la población está más cachonda, así como sus gustos y pensamientos más íntimos. ¿Te sientes parte de este estudio? ¿Se practica sexo más a gusto en invierno bajo el edredón o en verano ante el ventilador?

Cuatro años siguiendo la pista

Hay que ver lo intrigados que se sienten estos investigadores en cuanto al momento más calentorro del año de los estadounidenses. Cuatro años con la lupa puesta en sus búsquedas en Internet para concluir que están cachondos tanto en invierno como en verano. ¿Podemos extrapolarlo al resto de la humanidad igual que se hizo con el MacFlurry?

Junio, julio, diciembre y enero son los picos del año en los que las búsquedas en páginas de encuentros, prostitutas y pornografía se muestran más claros. Lo curioso es que las tres se buscaron en la misma época. ¿Es posible que se busque pareja, prostitutas y pornografía indistintamente? Todo lo que venga, ¡se recibirá con alegría!

¿Cómo interpretar que cada año en esos mismo meses el interés de la gente por el sexo se incrementa? Una de las respuestas podría ser que son momentos anuales en los que estamos más rodeados de gente. Tanto el verano como la Navidad (que cada vez se hace más y más larga), son épocas en las que estamos en la calle, incrementamos nuestra vida social y, por lo tanto, estamos más tentados a conectarnos sexualmente con los que tenemos a mano. Si esto no sucede, echamos la caña de pescar en Internet. Y el señor Google está ahí para registrar nuestras necesidades.

Otra de las formas de saber los momento más calientes de los 12 meses para los humanos es la natalidad. De nuevo coincide el mes de diciembre como el favorito para procrear con o sin intención. A la par que procreamos, también llamamos a prostitutas y vemos porno. En definitiva, se podría decir que es la época más sexualmente activa de todas.

Cuanta más gente, más pesca

La conclusión de los investigadores, si estamos aislados, nuestro deseo sexual decrecerá y nuestro interés y energía se dedicarán a otras cosas. Pero si estamos rodeados de gente, vamos a centros comerciales plagados, cenas y comidas de empresa, noches de discoteca y días de playa y terrazas socializando, lo que sucede es que nuestro deseo se dispara.

El poder del sol

En general, cuando llega el verano la gente está más activa y dispuesta a relacionarse. Surgen los planes de día y noche uno tras otros y en casi todos hay alguien que nos gusta. La luz y el calor del sol nos hacen sentir bien. No es más que el efecto de las endorfinas segregadas por los rayos del gran astro. Es una reacción natural, no tiene más secretos. Nuestras hormonas de la felicidad actúan y, en consecuencia, los humanos quieren celebrarlo.

A esto añadimos el desfile de escotes y minifaldas por las calles. Los músculos de los hombres luciéndose por la playa y las pieles morenas. Todo indica que el ambiente está muy caldeado. En el verano, muchos se decidirán por un lugar de vacaciones lejano, ahí donde nadie les conozca. Es el lugar perfecto para practicar sexo con toda libertad. Bien dentro del agua a la vista de algún sorprendido, bien en una cama gigante de hotel o en plena naturaleza de alta montaña.

Liberación femenina

Muchas mujeres no se atreverían a comportarse en sus pueblos y ciudades de determinada manera. Por eso, compran un vuelo y se van a experimentar todo aquello que su alrededor les censura. El verano es momento de aventuras sexuales, en las que conocemos el nombre y poco más de nuestra pareja de cama.

Sesenta y nueve, griego, francés, cubana, doggystyle o el beso del payaso, se presentan como nuevas experiencias perfectas para romper con la horrible tradición del vanilla sex. A la vuelta de las vacaciones nadie sabrá lo sucedido. Solo ella y los amantes con los que compartió las noches de pasión bajo las estrellas.

Rupturas varias

Curiosamente, el verano y los calores son también sinónimo de peleas y divorcios. Durante el resto del año las parejas están separadas, cada uno en su trabajo y los niños en el cole. Llegado el estío pasan mucho más tiempo juntos. A algunos les sienta muy bien, pero a otros no tanto.

Los calores, los atascos, las olas de calor y las colas para todo, unidos al desfile de hermosas mujeres y atractivos hombres con poca ropa por las playas, hace que algunos no tengan mecha. Y llegado el final del verano, presentan su demanda de divorcio.

Cálido invierno

Para otros, y siguiendo la pista del estudio del que hablábamos al principio del post, el invierno es la época ideal para el sexo. No enseñamos nada por la calle, pero hay que ver qué bien sienta quitarse las capas al llegar a una cálida habitación. El calor del hogar, la peli en el sofá, la cena íntima con botella de vino y estar desnudos bajo las mantas sin asarse, son factores muy tentadores.

En el inviernos nos olvidamos de los sudores, el aire acondicionado y el ventilador. Se pueden practicar posturas más potentes porque fuera no hay 40º C y no hay que temer un golpe de calor. Es más agradable compartir esa intimidad con alguien que no está sudando a chorros y se puede alargar el tiempo que deseemos. No en vano, es la época favorita para dejarnos fluir en los brazos de nuestra acompañante.

Aún así, aproveche el verano, ahora que estamos plenamente inmersos en él y sus temperaturas. Después de unos pocos meses de relax, llegará diciembre con toda su potencia y ha de encontrarlo en forma.

Post anterior
Local de escorts: sexo inmediato 24h Local de escorts: sexo inmediato 24h martes 15 agosto 2017
Post siguiente
Sexo anal placentero Sexo anal placentero lunes 24 julio 2017