Blog Perla Negra BCN
Comparte:

​Llega el verano: playa, calor y mucho sexo
Sexo y Prostitución Escorts de lujo Relatos Eróticos Mitos Sexuales

​Llega el verano: playa, calor y mucho sexo

miércoles 21 junio 2017

Llega el verano, los calores, la escueta ropa y la húmeda piel. Y menos mal que también llegan las cervezas heladas y las ensaladas ligeras. Las calles se llenan de minifaldas, tops y sandalias. Todo está al descubierto. Los ojos de los voyeristas se recrean y los ánimos de las exhibicionistas están a tope. ¿Por qué el instinto sexual se dispara en verano? ¿Forma usted parte de este amplio grupo o más bien el calor le entorpece para lanzarse a practicar posturas?

El instinto sexual en verano

No es casualidad que los humanos estén más animados para conquistar una pareja tras otra en verano. Son las horas de exposición al sol y su efecto acumulado en nuestros cuerpos los factores que propician el subidón de la líbido.

El sol brilla con más fuerza, todo desprende calor, nos liberamos de la ropa, y, por consiguiente, más centímetros de nuestra piel reciben su efecto. La ecuación es muy simple. Cuantos más rayos de sol absorbemos, más felices estamos. Nuestros genitales no son diferentes al resto de nuestro cuerpo. ¡La alegría es generalizada para los cuerpos de todas las personas! Si añadimos una terraza de verano, unas copas y vestidos ligeritos, podemos entender el efecto del estío en nosotros.

La luz del sol hace que nuestro cerebro produzca serotonina, un neurotransmisor directamente implicado en la experimentación del placer. Además, esa felicidad nos lleva a buscar vida social y a hacer más ejercicio. Nos sentimos vivos y optimistas. Todo confluye para estar más dispuestos a mantener relaciones sexuales que en invierno. Es cierto que cubiertos en abrigos de plumas y botas, no dejamos entrever nuestros encantos, ni siquiera a nosotros mismos.

Demasiado calor para mí

En la opinión contraria, encontramos a las personas que no gustan nada de arrimarse a nadie cuando fuera están los termómetros a cuarenta grados. La sola imagen de un cuerpo sudoroso desprendiendo calor y sudor encima o al lado en la cama, les horroriza.

Para algunos el verano es el momento de buscar la sombra, beber algo frío y hacer las mínimas actividades físicas posibles. Curiosamente, Google ha revelado los picos de búsqueda de páginas de sexo en el mundo. Encontramos uno en diciembre y enero, y otro en julio y agosto. Podemos deducir que la especie humana está siempre cachonda, en cualquier momento del año. El frío o el calor no son excusa ni motivo para dejarse llevar por la pasión.

Fantasías del estío

El verano es la estación que más se presta a cumplir fantasías. Una de las razones es porque hay muchas más gente dispuesta a acostarse con otra sin hacer muchas preguntas. Otra, que a todo el mundo le ha pasado por la cabeza alguna vez hacerlo en la playa.

Dentro del mar, quizá mejor que en la arena, entre las dunas o en el pinar más cercano, el sexo en la playa ha dado nombre a un cocktail y no es casualidad. Preguntamos a las escorts sobre las fantasías que más les piden sus clientes en estos calurosos meses. Hay muchas opciones, más que las que proponen las escorts en sus perfiles online. La mente de los clientes es mucho más creativa.

La escort española nos comenta que lo que más le piden sus clientes en verano es acudir a una fiesta sexual en su propia casa. Algunos se lo montan muy bien y quieren compartirlo con sus amigos. No es extraño acudir a una de estas fiestas cada semana, a veces, incluso más.

La escort negra nos cuenta que para ella la cosa va de discotecas en las que una botella de champán cuesta miles de euros. Mónaco, Ibiza o Cannes, son los típicos destinos para los bolsillos mejor preparados. Yates de lujo o mansiones son los escenarios favoritos para las mejores fiestas privadas veraniegas. “A veces me llama un cliente en concreto. Ya nos conocemos y quiere que esté en una fiesta que va a dar; otras veces, son empresas que organizan fiestas de lujo, con invitados muy conocidos y nos encargan animar la velada”, nos cuenta la escort, “así me paso gran parte del verano, luego cuando acaba, necesito un mes de descanso”.

La escort francesa nos dice que para ella el verano es sinónimo de mucho trabajo. “Tomo un avión casi todas las semanas. En el verano hay muchas fiestas privadas. Los festivales de cine o de música también cuentan con las escorts para atender a los invitados de honor. Si tienes buenos contactos y trabajas bien, puedes pasarte de mayo a septiembre sin parar”.

¿Ha practicado sexo en un avión? Mucha gente podrá responder afirmativamente a esta cuestión, pero, mucha menos si preguntamos ¿ha participado en una orgía en un avión? Pues sepa que no es tan extraño entre los más ricos del mundo. Bien pensado, es una buena manera de superar el miedo a volar.

Dado que todo el mundo está organizando fiestas sexuales en mansiones y yates, ¿por qué no salirnos de lo previsible y empezar en Moscú y acabar en Ibiza? ¡Es mucho más original! La escort rusa nos cuenta que ha estado en más de una de estas fiestas. “El lujo es a tope. Solo lo que cuesta el avión y el personal ya te dan una idea del dinero que tienen los que la organizan. Puedes conocer a gente super famosa y beber en copas de oro. No son habituales pero cuando participas en una de estas fiestas, hay un antes y un después en tu carrera como escort”.

Como vemos el verano es momento de esparcimiento y diversión para todos. Estamos al aire libre más horas y con mucha menos ropa. Es normal que el cuerpo nos pida desinhibirnos y disfrutar. Para eso, la mejor compañía es la de una escort, quien será la pareja perfecta para cumplir sus deseos.

Posturas, oscuras fantasías, juguetes, tríos, atención a parejas, fiestas sexuales y todo el universo del sexo está esperando a su propuesta esta noche.

Post anterior
Kamasutra: mil maneras de llegar al orgasmo Kamasutra: mil maneras de llegar al orgasmo jueves 06 julio 2017
Post siguiente
Las parafilias más comunes Las parafilias más comunes lunes 12 junio 2017