Blog Perla Negra BCN
Comparte:

cyberdildonics
Noticias y Novedades Servicios Sexuales Escorts de lujo Entrevistas

Cyberdildonics: llega el sexo a distancia más real

lunes 23 enero 2017

Cuando nos separamos de nuestra pareja, la echamos de menos desde el corazón y también… desde los genitales. Hasta ahora, si estábamos lejos de nuestra compañera, lo único que podíamos hacer era sexo telefónico. ¿Qué llevas puesto? ¿Qué me harías? ¡Jadea un poco más alto que no te oigo! Y así hasta el ansiado orgasmo.

Hoy tenemos soluciones que imitan las caricias humanas y mucho más. Si tiene unos 500 euros para gastar y quiere saber de qué va esto, no se pierda este post sobre los teledildonics, también conocidos como cyberdildonics.

El mundo cybersexual

El cybersexo para muchos es meterse en un chat y escribir guarradas para ponerse cachondo y llegar a correrse. Pero eso es muy antiguo. La cosa hoy va más lejos y es, sobre todo, más real que chatear y decir que estás más caliente que un perro.

Así es como funciona. Uno de los participantes tiene un dildo de alta tecnología instalado en su ordenador con sensores al tacto. El otro, tiene una funda eléctrica que envuelve el pene. Ese aparato es capaz de estirarse, contraerse y apretar con diferentes presiones. Cuando uno toca, chupa, acaricia o se introduce su dildo de alta tecnilogía, el otro lo ve en su pantalla y además su funda eléctrica se contrae, mueve y excita haciendo que el receptor sienta algo muy parecido a las sensaciones reales.

También existe la vagina eléctrica de alta tecnología, que se puede chupar, lamer y excitar de formas varias. Estas sensaciones serían transmitidas a un vibrador que estaría introducido donde más guste. Los teledildonics son para mujeres y hombres y abren todo un abanico de posibilidades.

Un nuevo mundo para las escorts

La llegada de teledildonics cambia el panorama de las relaciones de pareja a distancia y también el de las escorts, putas y trabajadoras del sexo varias. Las escorts, esas folladoras natas, podrían ampliar su cartera de servicios con el cybersexo más aproximado a las sensaciones humanas.

Uno puede surfear la Red y descubrir a esa escort que le vuelve loco pero está en Londres. Demasiado lejos para tener sexo con ella. Si ambos tienen los teledildonics, se acabó el problema.

El verdadero público de las ciber relaciones sexuales son las putas y sus clientes. Para quien lo desee, ya no tiene que salir de casa ni citarse con nadie. Solo buscar quién ofrece este servicio y comprarse el kit.

¿Quién quiere probar los cyberdildonics?

Ya hay empresas que emplean a escorts femeninas y escorts masculinos con el objetivo de satisfacer esta demanda. El sexo con cyberdildonics es más personal. El cliente y la escort se están viendo, escuchando y además comparten las sensaciones del dildo.

Es más rápido que desplazarse a un club y un cliente tímido podría sentirse más seguro con una distancia entre él y la escort. Ya hay websites en las que la profesional del sexo está disponible para lo que sus interlocutores deseen solicitarle. El cliente puede mandar una propina a la escort, ver como chupa un dildo y sentirlo a la vez.

Sexo remoto vs. sexo real

Muchas escorts prefieren el sexo remoto al real. Las horas de trabajo pueden ser más flexibles y trabajar sin salir de sus casas. Comparado con hacer la calle, ir a una habitación de hotel o estar toda la noche en un club, el sexo remoto es mucho más cómodo para ellas.

El riesgo de contagios de enfermedades de transmisión sexual es nulo y también el peligro de su seguridad física. Para las escorts y putas, los cyberdildonics son una revolución total. Por las mismas razones, teledidldonics es igualmente seguro para los hombres.

¿Qué pasa con el porno?

Así que ya hemos visto quiénes son las ganadoras evidentes de este sexo futurista. Y ¿quiénes son los perdedores? Puede que las parejas de esas personas que gustan del porno. Si antes era suficiente ver un vídeo para ponerse cachondo y hacerse una paja rápida, ahora la cosa ha cambiado.

Si adquirimos los ciberdildonics, tenemos la posibilidad de ir más allá de una pajilla veloz. Contactar con una escort que va a jugar con el dildo y se lo va a meter por la vagina o el ano es mucho más tentador. Cuánto más si esas sensaciones las podemos experimentar en nuestra propia polla.

Estos quince minutos pueden convertirse en toda una adicción y hacernos volver la espalda al mundo del porno e incluso a acostarnos con nuestra pareja si es que nos dedicamos al sexo vainilla.

Pros y contras de los cyberdildonics

A favor, podemos reconocer la facilidad para desempeñar las labores propias de puta o chapero. Cero riesgos para la salud, cero riesgos de agresiones o idas de olla de clientes. Si la cosa se pone fea, se desconecta la sesión y punto.

Además, las escorts pueden dar paso a varios clientes a la vez y hacer lo que ellos piden dejando que los demás sean testigos de todo, experimentando en sus genitales lo que ella hace.

En contra, subrayamos que el dildo o la vagina electrónicos aunque sean de alta tecnología, no pueden sustituir a los de verdad. El sexo no se puede reducir a un aparato eléctrico ni solo a los genitales. El sexo va mucho más allá de eso.

Los clientes quedan con las escorts por muchos motivos. Verlas, charlar con ellas, tomar una copa, desnudarlas y sentir con todo el cuerpo no se puede comparar a un aparato sexual de alta tecnología.

Aún así, muchos hombres, especialmente los japoneses, están sumamente interesados en esta forma de practicar sexo. El año pasado en la feria de cibersexo en Tokyo (Adult VR Fest 01), la afluencia fue tan abrumadora que tuvieron que cancelar el evento por los elevados riesgos para la seguridad.

Es decir, el cibersexo tiene su público, pero el sexo por el que corre el flujo y el semen no tiene nada que temer. Pues la mayoría, preferirá las sensaciones reales. Solo hay que dejar que pase la moda.

Post anterior
Puteros españoles, los campeones de Europa Puteros españoles, los campeones de Europa lunes 30 enero 2017
Post siguiente
Las tetas como el epicentro de la mente masculina Las tetas como el epicentro de la mente masculina martes 17 enero 2017