Blog Perla Negra BCN
Comparte:

Entrevista a LUZ, una Escort Latina de grandes pechos en Barcelona
Entrevistas

Entrevista a LUZ, una Escort Latina de grandes pechos

miércoles 28 agosto 2013
PerlaNegraBCN entrevista a LUZ, una Escort latina de grandes pechos  que te impresionará al verla. Sus más de 110 de pecho son fiel reflejo de una mujer explosiva como Luz. Latina, 24 Años, Alegre, Viajera, Caliente, vas a descubrir una chica muy muy especial...

¿Te consideras de esas personas afortunadas porque les gusta su trabajo?

 

Sí, totalmente. Este es un trabajo en el que no hay tiempo para aburrirse. Normalmente los clientes son hombres simpáticos, que vienen predispuestos a gastarse una buena cantidad de dinero y a disfrutar de un buen rato. Vienen a pasarlo bien, y yo estoy para eso. Salimos a tomar una copa, quizá una cena en un sitio caro, luego venimos a la Perla Negra BCN y acabamos la cita por todo lo alto (risas). ¿Cómo no iba a gustarme mi trabajo?

 

 

¿De qué región te gustan más los hombres españoles?

 

Me gustan los españoles en general, pero es cierto que los del norte un poco más, quizá por su acento, la manera de hablar, así como más dura que los del sur. Suelen ser más altos y más fuertes, dicen que porque son de tierras frías. Me ponen muchísimo, lo tengo que reconocer.

 

Cuéntanos alguna cita con un típico chicarrón del norte.

 

Me acuerdo especialmente de uno que era de las montañas y había venido a Barcelona hacía años para hacer dinero. Quería divertirse y me llevó a cenar a un restaurante muy conocido, bebimos una botella de vino y hablamos mucho. La verdad es que la situación se dio la vuelta y de pronto era él el que me estaba seduciendo.

Era un hombre maduro, con canas, pero alto y fuerte, tendría unos cuarenta y cinco o cincuenta años; venía de abajo, se había hecho a sí mismo. Llegamos a la Perla Negra BCN, bebimos una botella de champán y me pidió que me desnudara al ritmo de una canción que le gustaba. El estaba tumbado en la cama mirándome, se levantó y nos metimos en la ducha. Me enjabonó el pecho, yo le  hice un masaje erótico.

De pronto, me lo estaba haciendo por detrás, justo como a mí me gusta, parecía que se lo habían dicho, fue tan rápido que no me dí cuenta de cuándo se puso el preservativo. Estuvimos un buen rato así, a mí me encantó ese hombre. Luego nos acostamos en la cama un rato, él se recuperó y al tiempo se fue. Quedé muy satisfecha de esta cita, además fue muy generoso en todos los sentidos.

 

¿Cuéntanos cómo fue tu primera cita?

 

Yo acababa de llegar a Barcelona y buscaba un trabajo que me diera buenos ingresos. Buscando en Internet vi las webs de la Perla Negra BCN y La vie en rose, y me dije “quiero trabajar en un sitio así”. Me pareció que eran establecimientos con buena reputación, lo que es muy importante por el tema de la vigilancia de la salud. A los pocos días tuve mi primer cliente.

Era extranjero, de Inglaterra, y no hablaba nada de español. En realidad, esto daba exactamente igual, porque no quería cenar ni tomar una copa ni nada; quería el servicio y punto. Yo ya había trabajado en este sector antes, algunas veces, con lo que cuando me pidió que me pusiera de rodillas delante de él y que le hiciera sexo oral tampoco me impresionó ni nada de eso.

Le hice francés natural, que es uno de los servicios que presto, entre otros. Después me pidió que me tumbara en el sofá con las piernas abiertas, me penetró vaginalmente, tuvo un orgasmo y nos despedimos. No lo he vuelto a ver. Creo que era un típico turista que se escapó de las vacaciones familiares por una hora (risas).

 

¿Siempre te quisiste dedicar a esta profesión?

 

A ver, una chica no nace y piensa “quiero ser prostituta”; eso no es así, yo diría que nunca es así. Lo que pasa es que si te gusta el sexo, los hombres, trabajar poco y ganar bien, dedicarte a la prostitución es una buena idea. No se puede ser escrupulosa, ni religiosa, claro, mejor si te vas a una ciudad donde nadie te conoce, y, mejor aún, si te vas a otro país.

En el barrio donde vivía las prostitutas estaban a la vista de todo el mundo. No era algo raro, era normal sacar un dinero extra de esta manera. Yo crecí viéndolas en la calle y pos supuesto que a veces vi alguna con un ojo morado, esa es la diferencia entre trabajar en la ilegalidad o en un buen sitio como la Perla negra BCN o La vie en rose.

Es muy importante ejercer en un sitio autorizado, que cumple con las normas de vigilancia de la salud y donde las chicas estamos seguras. De todas formas, en estos establecimientos nunca he oído que hayan habido problemas con los clientes. Aquí todo está claro. Los clientes vienen a lo que vienen y mientras se comporten como deben, todo va sobre ruedas.

 

¿Cuánto tiempo piensas dedicarte a este trabajo?

 

Unos años. Ahora soy joven y en este trabajo es el momento de ejercer; dentro de seis o siete años espero haber ahorrado lo suficiente como para volver a mi país y montar un negocio del tipo peluquería, estética o algo parecido. He venido a hacer dinero de una forma que para mí es divertida y correcta, lo hago por dinero, eso es todo.

Cuando tenga todo el dinero necesario para abrir un local, me marcharé y nada más. En mi país nadie sabrá nada, por eso te decía que es importante cambiar de lugar si una chica se quiere dedicar a esto. Si no, luego te pueden señalar y hacerte las cosas muy difíciles.

 

¿Piensas casarte una vez termines de trabajar en el sector del sexo?

 

Sí, ¿por qué no? Solo tiene que aparecer el hombre perfecto (risas). No, no necesito que sea perfecto, solo que me quiera de verdad y me respete. Creo que eso es lo que queremos todas las mujeres, alguien que nos proteja y que nos quiera, ya está. No hay grandes secretos ahí.

 

¿Le dirás que has sido prostituta?
 

Pues la verdad es que no lo se. Me gustaría poder decirlo, abiertamente, creo que no debería ser un problema.

Post anterior
Relato erótico de sexo oral de una escort de Barcelona Relato Erótico: "Una comida Griega" lunes 02 septiembre 2013
Post siguiente
Parafilias, Más allá del Placer Sexual Parafilias, Más allá del Placer Sexual lunes 26 agosto 2013