Blog Perla Negra BCN
Comparte:

Escorts
Sexo y Prostitución Escorts de lujo

Escorts

jueves 01 octubre 2015

Escorts, clientes y sus prejuicios

Dos mundos se tocan en la intimidad de una habitación de lujo alquilada por horas. Ser puta sigue siendo un estigma que poca gente sabe entender; ser putero tiene la misma concepción. La escort y el cliente se ven unidos por el sexo a cambio de dinero y quien no entra ni entiende el negocio les atribuye ciertos aspectos, normalmente negativos. Así que la puta soporta su carga y el cliente, también. En nuestro querido blog, hoy nos metemos con el estereotipo del cliente de putas, más conocido como putero.

Una puta no dice a menudo que es puta por varias razones, entre ellas, evitarse la jeta de cromo que se le queda al interlocutor. Las putas, escorts o prostitutas, llevan el peso de sus estereotipos, entre ellos, drogadicta, víctima de abusos sexuales, enfermas mentales, inmorales, pervertidas y una multitud de ideas por el estilo. Muchos de sus clientes piensan así de ellas, pero ¿qué piensa la escort de su cliente? ¿Qué prejuicios soporta él? ¿Qué prejuicios tiene una prostituta del resto del mundo?

Todos son iguales

Conversando con las escorts de lujo  y escorts maduras en Barcelona, hemos sabido de esas ideas preconcebidas que algunas putas tienen sobre sus clientes y el planeta Tierra en general. Por ejemplo, pensar que todos los clientes son iguales. Pues no. Es un error pensar que los clientes acuden a una cita con una escort por el mismo motivo: follar. ¡Aunque parezca mentira! Echar un polvo no es la única y principal razón. ¡No es así!, claman los puteros del mundo. 

Entre los clientes, destacan los hombres de negocios con pasta que piden las cosas más extrañas y no tienen nada que ver con un francés y una penetración vaginal. Otros clientes, con apariencia rara, pueden ser de lo más normal.  Las escorts nos dicen que la mejor forma de evitar caer en estereotipos es preguntar al cliente que desea y no dar nada por sentado.

Si es religioso, odia a las putas

Si la cita es con un fanático religioso probablemente haya dificultades para disfrutar del encuentro sexual por ambas partes pues ambos se están juzgando con dureza, una, por puta, el otro, por hipócrita. Sin embargo, en el mundo hay gente religiosa que vive su fe con naturalidad y acepta su necesidad sexual como parte de su lado más humano. Después de todo, el sexo no fue creado por nosotros y algo de divino tiene, por no decir mucho.

En el mundo occidental hemos involucionado en ese aspecto pues en el pasado, el sexo era algo relacionado con lo sagrado; ahí están las sacerdotisas, la diosa del amor, Venus, en sus múltiples versiones y el interesantísimo Kamasutra.

No todos los policías son una pesadilla

Hoy en día, la prostitución sigue siendo un trabajo sin reconocer y sin estructurar legalmente. En España, la prostitución es legal pero no el proxenetismo. Algunos ayuntamientos creen que pueden acabar con la prostitución simplemente usando a la policía que va multando a las putas en las calles. En realidad, la policía ha destapado muchas redes de prostitución ilegal y gracias a ellos se ha liberado a muchas mujeres que ejercían en contra de su voluntad en las carreteras y calles de las ciudades. La policía puede ser una aliada pues intenta acabar con el tráfico de personas.

No todo el mundo piensa mal de una escort

Aunque la idea generalizada es que la prostitución es un trabajo con más sombras que luces, también hay mucha gente que no tiene una idea muy clara sobre una escort y conocer a una le brinda la oportunidad de poner un poco de iluminación en la imagen del sector. 

Nunca encontraré pareja

No es cierto que una escort no pueda encontrar pareja mientras ejerce de prostituta. La película de Pretty Woman no es solo una película sino una historia que tiene mucho de la vida real. Las parejas pueden darse en los más diverso ambientes y, sí, entre ellos también entra una cita con una escort. No pocas escorts nos han comentado que han tenido relaciones sentimentales con algún cliente en un momento de su vida, aunque por supuesto no es lo normal, pero la chispa puede saltar en cualquier encuentro.

La conversación con el médico

Aunque puede dar corte explicar a un médico la ocupación y las prácticas que se hacen y con cuánta gente, la verdad es que médicos y enfermeros están más que hartos de escuchar las historias más íntimas de todo el mundo, y seguro que tienen más de una paciente que es prostituta, con lo cual, están más que hechos a esa conversación en la que se dan detalles con los que se podría hacer un relato porno.

No tengo estatus ni poder

Muchas putas y escorts piensan que su trabajo las coloca inmediatamente en una posición de poco nivel y llegan a sentirse sin poder. Todo lo contrario. Las escorts de lujo son mujeres con poder dado que sus clientes son hombres de mucho dinero y posición y llegan a confiar en sus compañeras de sexo quizá más que en sus socios o esposas. No es raro leer en la prensa sobre la relación entre un millonario y su escort, quien le guardaba los mayores secretos de la empresa o de la institución. Muchos clientes toman a su escort como su psicóloga o consejera y conversan con ella de lo que no conversan con nadie más.

No juzgues si no te gusta que te juzguen a ti

Aunque las ideas preconcebidas son erróneas y molestan tanto a la escort, como al cliente y a cada individuo, son pocas las personas que se ven libres de ellas cayendo una y otra vez en la misma piedra. Lo mejor es no juzgar lo que tenemos delante para no ser juzgados. ¿Qué tal fomentar una mentalidad abierta en la que no todas las putas son viciosas ni objetos sexuales ni todos los clientes unos hombres que buscan sexo a cambio de dinero?

Post anterior
Escorts maduras Cuarenta y dos, la edad de la plenitud de la mujer Escorts maduras Cuarenta y dos, la edad de la plenitud de la mujer martes 13 octubre 2015
Post siguiente
Escorts en Barcelona: El cliente más deseado Escorts en Barcelona: El cliente más deseado jueves 01 octubre 2015