Blog Perla Negra BCN
Comparte:

Experiencias con escorts de Barcelona
La Noche en Barcelona Servicios Sexuales Relatos Eróticos

Experiencias con escorts de Barcelona: un verdadero triunfo

viernes 22 agosto 2014


Había viajado mucho ese año por motivos de trabajo, parece que cuanto más arreciaba el temporal más había que demostrar a la empresa la valía de uno mismo. La semana anterior había estado en Berlín y en Milán, ahora esperaba en el aeropuerto de Barajas a tomar el puente aéreo a Barcelona.



Allí le esperaba la última reunión de estos quince días de vértigo, el viernes por la mañana obtendría la respuesta a todos los interrogantes del nuevo proyecto europeo. Bueno, si todo era positivo, se permitiría disfrutar de la capital catalana hasta el domingo, momento en el que volvería a Londres para seguir haciendo aquello a lo que dedicaba su vida: trabajar para otros.



En un céntrico hotel de Barcelona, estaba nuestro hombre ajustándose la corbata de su traje italiano, confeccionado como solo ellos saben. Se peinó con gomina su abundante cabello rubio, para reforzar su imagen de ejecutivo, repasó el brillo de sus zapatos, manufacturados en Toledo, comprobó que tenía todos los documentos necesarios y se encaminó hacia la última batalla del proyecto europeo.Horas después de las negociaciones, abandonó la sala de reunión igual de impecable pero inmensamente más ligero.



La resolución era positiva y eso significaba mucho más trabajo y de más elevado nivel. Hambriento, se dirigió a su hotel, quería comer bien y descansar en aquella enorme cama. Y en ella se encontraba relajándose cuando su cuerpo le pidió un gintonic y compañía femenina. Consultó en su tablet las palabras escort girl Barcelone, putas de lujo.



Para su gusto, las escorts que asomaban por la ventana de Internet eran muy apetecibles, pero a él también le picaba la idea de tomar una copa en un bar, porque bien podía solicitar los servicios de una escort a hotel o una puta a hotel, pero también se había ganado un trago después su triunfo.



Prosiguió su búsqueda en la tablet y escribió las palabras casa de putas en Barcelona, inmediatamente aparecieron decenas de enlaces a establecimientos donde se daba sexo por dinero; siguió su búsqueda con los términos bar de putas en Barcelona y tampoco vio nada que le llamara la atención, así que eligió unas palabras que le gustaban más, burdel en Barcelona, y allá que dio con lo que quería. ¡Vaya, vaya! ¡Perla Negra Barcelona!




Le gustó el nombre del local de alquiler de habitaciones de lujo por horas, con barra de bar, ambiente selecto y discreto, escorts de escándalo de muchas nacionalidades, zona de relax, habitaciones de lujo con bañera, cromoterapia, cafetera Nespresso, pantallas de plasma y la mejor higiene. Todo apuntaba a que nuestro hombre había conseguido encontrar lo que buscaba. Pero, ¿a quién se podía encontrar allí? Había una escort libanesa terriblemente guapa. No dudó en marcar el teléfono y saber algo más de ella.



Perla Negra Barcelona, dígame.

Buenas tardes, buscaba una escort girl en Barcelone y he visto a una chica libanesa, muy atractiva.

Jazmín -contestó la recepcionista no sin cierta gracia en la voz-, ¡es tan famosa esta prostituta en Barcelona!

¿Sí? Lo entiendo perfectamente. ¿Sabe si estará esta noche en la Perla Negra?

No sabemos con seguridad, pero suele venir los fines de semana por la noche. Está llamando a una burdel en Barcelona y ella es una escort independiente, puede que tenga la noche ocupada. Lo sentimos.

Okey -dijo nuestro hombre con su acento inglés-. De todas formas iré a tomar una copa.

Como desee. Les esperamos encantados.




Thank you -dejó escapar nuestro englishman y se quedó pensando en las curvas preciosas de esa chica, en su larga melena negra y brillante, en sus labios carnosos, en sus pechos redondeados y firmes, en su culo perfecto, en su piel suave y en lo que la transparencia de su tanga dejaba entrever. ¡Qué placer sería introducir su pene en ella y disfrutar de su cuerpo durante horas!




Abrió los ojos con la imagen de Jazmín en la cabeza. Eligió un traje italiano, de nuevo, más informal, se dio una ducha y prescindió de la gomina. Cenó un poco más tarde de su hora habitual, las seis, y tomó un café en la zona de la Perla Negra, situada en pleno centro de Barcelona y bien rodeada de restaurantes, bares y discotecas. Se encaminó hacia el local del placer en el que esperaba encontrar a la escort libanesa. Pidió un gintonic y se sentó en la barra donde conversó con la camarera y observó el ambiente, muy animado ya al caer la tarde.



Saboreaba su copa cuando una escort muy alta, probablemente una escort rusa, se le acercó y empezaron a hablar. Era muy atractiva y elegante, con un cuerpo voluptuoso cubierto por un vestido ligero, negro y muy estrecho, que dejaba ver su magnífico escote y sus largas piernas.




Nuestro hombre fantaseó con verse rodeado por ellas, y aunque en su tierra natal sobraban las rubias, esta belleza eslava empezó a causarle una erección. Ella, dándose cuenta, comenzó a jugar con su corbata y le dio algún beso en el cuello mientras le susurraba los servicios que le proponía: un sesenta y nueve, un francés sin, sexo a cuatro patas, quizá hacer un griego, eran tantas cosas las que la escort rusa podía darle...



Y a punto de alquilar una habitación de lujo para ambos, entró Jazmín al local, y nuestro hombre sintió un vuelco en sus pantalones porque aquella escort libanesa encendía su deseo en aquel burdel en Barcelona más rápido que ninguna otra.




La escort rusa se percató de su reacción, y a sus servicios propuestos añadió el dúplex o el lésbico. Él respondió que el lésbico con Jazmín. Por un momento le pareció algo increíble que en breve se vería haciendo un trío con dos mujeres extremadamente bellas y explosivas. Al escuchar lo que la escort rusa proponía, Jazmín lo miró de arriba abajo y sonrió con aprobación.




Ya en la habitación de lujo, nuestro Englishman se perdió entre las piernas y los pechos, los labios y la saliva de sus dos acompañantes, que le dieron todo en mil posturas y dejaron que el sexo fluyera entre tres personas ávidas de llenarse de puro placer.

Nunca en su vida de ejecutivo había conseguido sentirse tan triunfador como en aquella habitación de lujo, dejando su esencia impregnada en los cuerpos de dos diosas del sexo, que descansaban, agotadas, a un lado y a otro de su cuerpo

Post anterior
El aroma del sexo según las escorts El aroma del sexo según las escorts jueves 04 septiembre 2014
Post siguiente
Entrevista a una escort independiente de Barcelona Entrevista a una escort independiente de Barcelona martes 19 agosto 2014