Blog Perla Negra BCN
Comparte:

Diferencias entre Geishas y putas
Escorts de lujo Internacional

¿Las geishas son putas? Conoce las diferencias

martes 03 junio 2014
Una geisha es una mujer que ha recibido un fuerte entrenamiento en las artes musicales, de la danza y el entretenimiento. La palabra en sí significa “artista”, que se ajusta al aprendizaje de tocar instrumentos, cantar, bailar y ser una perfecta anfitriona; no hace falta asegurar que lleva años y años llegar a serlo.

La geisha como la imagen de la mujer perfecta

La geisha encarna la fantasía masculina de la mujer perfecta; ellos se dejan mucho dinero en disfrutar de su compañía. Muchos occidentales piensan que una geisha es una puta, pero aquellos que han viajado a Japón y saben algo más de su cultura dicen que una geisha no es una prostituta.

Una geisha tiene éxito entre los hombres cuando llega a encarnar esa perfección inalcanzable. Sus servicios se requieren para amenizar una fiesta, por supuesto, masculina en la que el cliente quiere honrar a sus amigos o socios. La geisha se dedica a cantar, bailar, tocar instrumentos musicales, contar historias, conocer los intereses de los asistentes y coquetear con ellos.

Esta mujer dominadora de las artes es capaz de hablar de política o explicar las reglas de un juego de beber alcohol con la misma calma y encanto. Podemos decir que la geisha es quien ameniza las reuniones de negocios, la única presencia femenina permitida, que nada tiene que ver con practicar sexo, una 
chica de compañía .

Los travestis, siempre presentes

Originalmente, las geishas eran hombres que se desplazaban por todo Japón actuando en las fiestas dado que las mujeres estaban totalmente apartadas de la vida social pues la cultura japonesa era y sigue siendo muy machista. Esta falsa geisha tenía conversación para dar y entretener, cantaba y bailaba, lo que no sabemos es si también flirteaba y se terminaba follando a los distraídos hombres que no permitían que se les acercasen las mujeres a sus fiestas privadas. Muy lista esa falsa geisha travestida en las reuniones de la alta sociedad japonesa.

Las geishas femeninas, las que eran mujeres de verdad y no un travesti, aparecieron a comienzos del siglo XVIII en los “barrios del placer” por todo Japón.

Hoy en día se narran muchas y variadas historias sobre cómo empezaron sus andanzas; una de ellas cuenta que se reunió un grupo de mujeres que tocaban instrumentos musicales y bailaban en los establecimientos donde las putas intercambiaban sexo por dinero con los clientes, pues por entonces el servicio de putas a domicilio no era muy corriente. De esa mezcla, nacieron las primeras geishas.

Otra historia sobre sus orígenes cuenta que fue una puta la que quiso dedicarse a ser geisha y resultó ser todo un éxito.

En cualquier caso, la nueva geisha nació y pronto fue una amenaza para los burdeles pues ella trabajaba independientemente y el burdel ni recibía absolutamente nada. Para evitar que las putas se vieran perjudicadas el gobierno dictó severas normas en cuanto al trabajo de las geishas: sus horas de dedicación, sus vestimentas, el lugar de actuaciones,etc.

Practicar sexo a cambio de dinero no estaba entre sus tareas permitidas con lo cual el gobierno prohibió que se las requiriese individualmente, al contrario, siempre se tendrían que contratar los servicios de muchas geishas a la vez. Esta prohibición en cuanto a follar con una geisha solo hizo que fuesen mucho más deseadas que las putas.


El hambre causó el auge de las geishas

Los malos tiempos llevaron a las familias japonesas, machistas como ellas solas y vagas también, a vender a sus hijas a las casas de geishas, se ve que no encontraban otra cosa que vender los considerados padres.

A la tierna edad de cinco años las niñas empezaban a recibir entrenamiento para ser el ideal masculino de la perfección femenina. La educación recibida durante años sería retribuida una vez que la niña fuese toda una geisha y actuase en fiestas de la clase alta.

En el presente, muchas mujeres intentan ser parte de estas escuelas aunque hace algunos años en los periódicos se leían anuncios porque no tenían alumnado al que entrenar para ser la mujer perfecta para un hombre.

Los requisitos son muchos, por ejemplo, hay que tener estudios, al menos hasta la universidad, y las asignaturas son tantas y tan duras que muchas alumnas abandonan.


Sí, las geishas son putas

A la pregunta que abre este post contestamos rotundamente: sí, las geishas son putas, escorts, meretrices o como lo quiera llamar.

Los japoneses han elevado a la prostituta al estatus de artista completa, pues entre una china o filipina puta y una geisha hay grandes diferencias pero al fin y al cabo se trata de entretener a un hombre a cambio de dinero. Una empieza cantando y bailando y otra directamente comiéndose una polla pero ambas acaban follando por igual y a las órdenes del cliente. Aún así, se dice que es más probable que una estudiante japonesa nos ofrezca sexo por dinero antes de que lo haga una geisha.


Geishas, putas muy diferentes

Aunque su dedicación sea la misma que una escort quien se dedica a acompañar al cliente ya sea fuera de una lujosa habitación de hotel o dentro de ella, es cierto que la geisha tiene unas habilidades artísticas que las escorts normalmente no tienen o al menos no las anuncian en sus listas de servicios.

Si una geisha, por descontado, sabe tocar instrumentos musicales, cantar, bailar y recitar poemas y no dice nada de su sabiduría y pericia sexuales, una escort hace justo lo contrario, no anuncia nada sobre su conocimiento de las artes y sí lo hace sobre sus 
dotes como folladora .

Dice mucho de las diferencias entre el cliente oriental y el occidental. El primero, parece mucho más dispuesto a disfrutar de la compañía pagada femenina y retrasa el sexo mientras la geisha baila, canta y recita; el sexo parece un tabú, algo que flota en el ambiente pero que el cliente no reclama con rotundidad desde el comienzo.

El cliente occidental parece disponer de mucho menos tiempo para dedicarse a su propia satisfacción y prefiere ir directo a los 
servicios sexuales que requiere de la escort .

En todo caso, ambos necesitan de las putas. 
Post anterior
Las prostitutas están rescatando Europa Las putas rescatan a Europa martes 10 junio 2014
Post siguiente
Escorts españolas: Las número uno en la cama Escorts españolas: Las número uno en la cama viernes 30 mayo 2014