Blog Perla Negra BCN
Comparte:

Las tetas como el epicentro de la mente masculina
Noticias y Novedades Sexo y Prostitución Escorts de lujo Mitos Sexuales

Las tetas como el epicentro de la mente masculina

martes 17 enero 2017

Por qué a los hombres heteros nos gustan tanto los pechos es un misterio. Los científicos, machos, naturalmente, llevan investigando el tema un tiempo. En el porno, las tetas son primordiales. Grandes, redondas, duras, a punto de explotar. Cuanto más exageradas, mejor. 

Los hombres deseamos lamerlas, chuparlas, tocarlas. Daríamos la vida por tener siempre un buen par de tetas a mano. Las tetas de las mujeres nos pueden. Nos obsesionan. Miramos primero a las tetas y luego a los ojos. Escotes, sujetadores, bikinis. Camisetas cuanto más estrechas mejor. Implantes de silicona, mejor o peor puestos, nos dan igual, mientras sean tetas.

Al fin y al cabo son bolsas de grasa colgando del pecho de las mujeres. Y sin embargo, nuestra vida gira en torno a ellas. Podemos llegar a casarnos con una mujer según sus tetas. Y si las sabe utilizar, más todavía. Las tetas son tema de conversación entre nosotros. Si llega una compañera nueva de trabajo, la primera observación que hacemos es sobre sus tetas, especialmente si las tiene grandes.

Fascinación por pechos y pezones

Las mamas son propias de los mamíferos pero sólo en los humanos juegan un rol tan impresionantemente sexual. Por supuesto, los pezones van incluidos en el lote. En ninguna otra especie se ve tal interés y determinación. Solo los bonobos se han observado alguna vez tocándose los pezones mientras se masturban. Por lo demás, somos únicos en esta fascinación.

Los investigadores piensan que las mamas se desarrollaron más que en otras especies por eso mismo. Para la atracción sexual. Igual que el tamaño de las tetas, los penes de los hombres también se hicieron más grandes por la misma razón.

Una teoría más sobre tetas

Cuando la madre está alimentando a su niño, se libera oxitocina. La hormona que hace que ella se focalice en su hijo y desee cuidarlo. Se crea un vínculo entre ellos. De la misma manera, el hombre se puede convertir en un buen amante si sabe cómo estimular el pezón de su compañera. Parece una buena teoría, pero choca contra las diferentes formas de interpretar los pechos en las culturas del mundo.

Aunque parece que nuestro futuro de machos está fuertemente marcado por las tetas de las mujeres, la verdad es que hay motivos para dudarlo. En las tribus perdidas y no tan perdidas de África y América, la mujer exhibe sus pechos sin mayor repercusión. El hombre no se hace pajas mirándola a todas horas. Simplemente las tetas son algo más del cuerpo femenino y no el foco de la vida de sus compañeros.

Las tetas, no son en los cuatro costados del mundo un elemento principal en la mente masculina. De hecho, en el pasado, allá por el siglo XIX, el cuello era la parte más sensual en la cultura occidental. En China, quebraban los pies de las niñas desde muy temprana edad a fuerza de vendarlos para que resultasen imposiblemente pequeños. ¿Por qué esta brutalidad? Porque a los chinos les ponen los pies mini más que los pechos.

La cultura de las tetas como objeto súper sexual nace en Estados Unidos en el siglo XX. El porno, Playboy o Penthouse, se han ocupado de esta sexualización de las mamas femeninas. La vida de los hombres gira en torno a las tetas gracias a estas marcas norteamericanas.

El tamaño o la firmeza

Igual que las pollas, las tetas también tienen sus debates. ¿Importa más el tamaño que la firmeza? Para muchos hombres lo importante es que sean firmes sin prestar demasiada atención a su talla.

Algunos piensan que unos pechos bonitos y bien puestos ganan puntos frente a otros grandes y descolgados. Otros se inclinan por los pechos enormes, dando igual si están más o menos firmes.

Operados o naturales

Los pechos operados y naturales son completamente diferentes. Los operados se pueden ver grandes, redondeados, siempre hacia arriba incluso cuando su dueña se acuesta en la playa. A la hora de tocarlos, no son tan agradables. Todavía no se ha conseguido una buena imitación de lo que la Naturaleza ha creado.

Si fuera mujer, estaría todo el día tocándomelas

Muchas escorts tienen su mejor argumento en subrayar que no tienen los pechos operados. El tacto es el más excitante, la apariencia y también su natural movimiento al practicar sexo.

Charlando con los clientes de Perla Negra hemos concluido las razones por las que se sienten tan atraídos por los pechos femeninos. He aquí una pequeña lista.

Porque nosotros no tenemos: Cierto. Los hombres no tienen pechos y si desean tocarlos, tienen que tener a una mujer. 

Los escotes: Un buen par de tetas en un escote atrevido es una vista que ningún hombre se quiere perder. Con poco, la mujer tiene en el bote al hombre. 

Porque somos rectos: Los hombres tienen el cuerpo recto y las curvas provocan una altísima atracción. Las curvas son las formas propias de las mujeres. Cualquier parte curvada de su cuerpo, es súper excitante.

Porque nos ponemos con solo mirarlas: No hace falta mucho más para lograr la excitación. Un simple vistazo a los pechos y para el hombre todo está a punto para el sexo.

Mirarlas siempre nos alegra: Cuando uno tiene un mal día y se encuentra con un buen par de tetas, todo cambia. Sale el arcoiris y el día se ilumina.

La cubana entre otras fantasías sexuales: Las tetas sirven para las fantasías sexuales. Una de ellas, poner la polla entre las tetas , es de  las más soñadas y realizadas.

Para dormir: Los pechos son el mejor sitio para dormir. Su tacto blando y acogedor es el sitios preferido de muchos hombres para relajarse y cerrar el día.

Para presumir: Un hombre no tiene tetas pero su acompañante sí las puede tener. Ser la envidia de los demás que desearán tocarlas pero se aguantarán las ganas.

Con toda sinceridad, uno de los clientes de Perla Negra exclama “si fuera mujer, estaría todo el día tocándomelas”. Frase que resume muy bien para lo que les sirven las tetas femeninas a los hombres: Para todo.

Post anterior
cyberdildonics Cyberdildonics: llega el sexo a distancia más real lunes 23 enero 2017
Post siguiente
Sexhoróscopo 2017 Sexhoróscopo 2017 lunes 02 enero 2017