Blog Perla Negra BCN
Comparte:

Ninfómanas
Sexo y Prostitución Escorts de lujo

Ninfómanas

lunes 14 diciembre 2015

Ninfómanas: fuego en el coño

Ninfómanas. Qué palabra tan bella y desconocida. A muchos la sola pronunciación de sus mágicas sílabas les provoca una sonrisa tonta y calentorra; se imaginan una puta o escort escultural, muy guarra en la cama, insaciable, agarrada a sus pollas sin dar tregua pero no se les pasa por la cabeza lo que hay detrás de la adicción al sexo. Entremos hoy en nuestro querido blog en la mente de una ninfómana y no nos olvidemos del caso masculino, el sátiro. En la adicción al sexo, hay para todos, ellas y ellos.

La web de Perla Negra muestra un catálogo de fotos de escorts en Barcelona y putas impresionantes. Putas negras, putas de lujoescorts maduras, escorts españolas, putas al fin y al cabo. Servicio escort en Barcelona que nos acerca la posibilidad de una cita sexual inolvidable. ¿Hay relación entre la lluvia dorada, la garganta profunda, las putas, las escorts y las ninfómanas?

Una ninfa anda suelta

Las ninfas eras las deidades menores de la mitología griega y sus compañeros de aventuras, los sátiros, eran aquellos medio hombres medio cabras, que guiados por sus pollas solo pensaban en los placeres más bajos, es decir, lo que viene siendo follar.

Desde aquí podemos sentir la sonrisa de un lector que se identifica con un sátiro, lo que no sabe el lector, es que la adicción sexual es un puro sufrimiento.

Las ninfas, según la mitología, no estaban buscando sexo todo el día sin embargo los sátiros sí, y las perseguían para abusar de ellas, porque acostarse con un hombre medio cabra no era la fantasía sexual de ninguna. Ahí quedó la mitología griega, y en nuestros días, esas ninfas y esos sátiros han dado paso a los sexo adictos de hoy.

Mismo pastel y distinta vara de medir

Socialmente queda muy machote dar la imagen de un adicto al sexo, sin embargo, la mujer lleva las de perder, como siempre, en este tema. Usted probablemente conocía la palabra ninfómana pero no la de sátiro. Y es que el apetito sexual exagerado de un hombre está muy bien visto y el de una mujer inmediatamente se relaciona con trauma, vicio, ser puta en Barcelona, zorra, perra de la noche, escort como mínimo, y todo eso. Sea por el motivo que sea, es cierto que ser sátiro es un trastorno menos conocido que ser ninfómana.

Ser sexo adicto es igual de jodido para una mujer que para un hombre. Se calcula que un 8% de ellos y un 3% de ellas sufren este comportamiento compulsivo.

Sexo con una ninfómana

No flipe. No piense que sería la bomba, el mejor polvo de su vida y cosas así. Según los psicólogos, una ninfómana esconde mucho dolor detrás de ese comportamiento y usa el sexo como instrumento de poder. Ella controla la relación, y su sufrimiento la lleva a ser destructiva con los demás y consigo misma. Puede arruinar su vida y la de otros y seguir adelante.

¿Cómo se diferencia a una ninfómana? Simplemente porque folla mucho más que usted. Quizá las putas y las escort se parecen en ocasiones a las ninfómanas; cuando decimos follar mucho, nos referimos a diez personas al día.

Los adolescentes en los colegios claman su nombre: ¡¡ninfómana, ninfómana!! Con un tono despectivo, la mujer híper sexual está mal vista. No tiene quien la calme porque su deseo desaforado tiene su origen en su pasado y no siempre por abusos sexuales explícitos, sino que también puede ser una mala interpretación del comportamiento de los adultos que la rodeaban a temprana edad.

Cuando el sexo es adicción

El humano busca placer en el sexo, un subidón, algo diferente, sentirse capaz de dar placer a otra persona, gustar, excitar, dar un orgasmo cósmico que deje un buen recuerdo ¿pero qué pasa cuando se practica sexo con más diez personas al día por obligación, por impulso incontrolable y además sin cobrar?

Ahí tenemos algo de lo que apunta a una adicción al sexo, tanto para ellos como para ellas. Si al menos los hombres tienen la grata compañía de las putas y las escorts universitarias, escorts cubanas o escorts catalanas, ¿qué pasa con las adictas al sexo? Ellas generalmente no se van de putas, ¿entonces cómo calmar el fuego de sus coños?

Putas en Barcelona, escorts y ninfómanas

Preguntamos a las putas de lujo que toman una copa en la barra de Perla Negra sobre su posible experiencia con una ninfómana redomada. No es lo habitual, nos dice la escort madura, por lo general las mujeres que me piden una cita vienen acompañadas de un hombre y lo que desean en un trío, después de una noche loca no las suelo volver a ver.

La escort universitaria nos dice que ella sí que vivió una experiencia con una ninfómana y que casi la funde en la cama. ¿Quién a quién? Preguntamos con los ojos como platos. La ninfómana a la escort universitaria, claro que sí, no podía ser de otra manera. La jovencita escort universitaria nos dice que cobró por una hora de sexo y que cree que fue la primera vez en su carrera como puta que alguien usó desde el primer minuto hasta el último sin parar de follar. 

La escort universitaria nos cuenta que no paró de comerle el coño, meterle todo tipo de vibradores por delante y por detrás y que tras un orgasmo ya le estaba dando el siguiente. ¿Y cómo era de aspecto esta ninfómana? “No se le notaba, nunca hubiese dicho que follaba así, había algo en su mirada de vacío pero sus gemidos, su manera de follar era a tope, a lo bestia, sin duda estaba buscando algo en aquella sesión y yo no le importaba”.

La palabra ninfómana no aparece como trastorno en los manuales de los psicólogos pero sí la de sexo adicta. A los humanos les gusta el sexo pero cuando pasa de gustar a necesidad de follar con más de diez al día, dese una vuelta por un terapeuta.

Post anterior
SEXORÓSCOPO 2016 SEXORÓSCOPO 2016 martes 05 enero 2016
Post siguiente
Escorts negras Escorts negras jueves 03 diciembre 2015