Blog Perla Negra BCN
Comparte:

Putas Barcelona: Busco la llama y no solo el sexo.
Sexo y Prostitución Escorts de lujo

Putas Barcelona: Busco la llama y no solo el sexo.

lunes 30 mayo 2016

Busco la llama y no solo el sexo

Si lo piensa rápidamente, lo que un hombre busca en una puta es sexo, sin embargo hay mucho más en una cita con las putas en Barcelona. Dejando a un lado la simpleza, que ni nos gusta ni nos caracteriza, vamos a profundizar en los deseos de los hombres cuando quedan con una escort.

Pescar un ligue en la pista de la discoteca o pagar por los servicios sexuales de una puta en Barcelona  pueden ser las formas más rápidas de echar un polvo sin complicaciones aunque no estemos muy convencidos de la belleza ni buenas formas de la pesca. El hombre que se cita con una escort va buscando mucho más que superar el calentón con más o menos acierto. Las escorts que triunfan saben que él quiere mucho más que sexo.

Anticiparse a la típica represión sexual

Un cliente puede quedar con una puta en Barcelona y aun así no atreverse a abrir la boca ni mucho menos  meterle mano. La consigna de “el sexo es pecado” ha estado muy incrustada en el cerebro y puede llegar a ser un grave problema. Uno puede vivir rodeado de mojigatas y no catar ni por casualidad en años. Una solución es irse de putas y echar una cana al aire. Una vez que hemos mirado perfiles en Internet y hemos quedado con una puta en Barcelona, llegado el gran momento, la maldita consigna nos puede jugar una mala pasada y bloquearnos. Muchos hombres desean que la escort se dé cuenta del problema y que le ponga las cosas fáciles.

Proponer en vez de esperar

Muchos hombres viven en su día a día un constante liderazgo. Dirigen un equipo, una empresa o un proyecto y están hartos de tomar decisiones; también puede ocurrir que sea tímido o tenga poca experiencia en quedar con una puta en Barcelona. Dónde cenar, dónde citarse, qué pedir en el restaurante y el juego de la seducción son cosas de las putas en Barcelona, solo las mejores saben que el cliente está deseando descansar de todo eso.

Reírse siempre

Algunos clientes son graciosos y otros tienen la gracia en el culo. Esto pasa en todo tipo de empresas, pero ¿a que sienta bien cuando decimos una tontuna y los demás ríen con nosotros? Las buena escorts saben de esto, sin llegar a pasarse, animan a sus clientes a seguir contando bromas y disfrutando del humor. La risa ayuda a romper el hielo, a empatizar y a reducir tensión sexual. Hacer sonreír a una mujer es una de las cosas que más gustan a los hombres. Por medio de la risa se llega a muchas cosas más, por eso, los clientes que quieren pasar un buen rato y estar relajados también tomando una copa o cenando prefieren una acompañante.

Tengo sentimientos, ¿sabes?

Es muy de los hombres dar una imagen de fuerza y solidez y no mostrar ni una sola grieta por donde aparezcan las emociones ni los sentimientos. Las citas con las mejores putas en Barcelona les ofrecen la posibilidad de relajarse y quejarse, conmoverse o abrir el corazón. Puede sonar cursi pero nada de eso. No pocas acompañantes nos han contado la relación de confianza que tienen con algunos de sus clientes en la que ellos, por fin, pueden mostrarse tal como son.

Las escorts son profesionales del sexo pero bien podrían llamarse terapeutas. Ellas no juzgan a sus clientes, solo los escuchan y les dan calor, quizá un consejo, si lo piden, pero sobre todo, lo que ofrecen son contacto humano y unos magníficos pechos en los que apoyarse para descansar de la perra vida.

Me gustas, de alguna manera

Entre los clientes de las escorts los hay más o menos bellos, como los camellos, pero su buena perspectiva siempre la llevará a encontrar algo que halagar del hombre. No tiene por qué ser guapo, quizá es muy educado; quizá no tenga buen cuerpo pero sin embargo es súper agradable y huele muy bien. Los clientes de estas putas en Barcelona buscan no solo una profesional del sexo sino también una acompañante que sea educada y sepa ver en él sus puntos buenos.

Sorpresas en la alcoba

La sensibilidad de las escorts las ayuda a aceptar las rarezas de sus clientes. Algunos gustan de vestirse de mujer, otros de gozar con consoladores por el culo, otros son mirones o exhibicionistas, todo cabe en la gran viña humana. El hombre que se cita con una escort sabe que cuenta con su discreción y, sobre todo, con sus tablas. Probablemente haya tenido problemas en su matrimonio o en relaciones anteriores por esos extraños gustos, fetiches, y llega a los brazos de la escort para vivir sus fantasías más sucias y perversas sin sentirse juzgado. Al cerrar la puerta de la suite, todo queda en la alcoba.

Salir con un pivón

Quedar con una acompañante es la forma que algunos hombres tienen de salir a cenar con una chica de bandera, una tía buena, una mujer escultural. Las mejores putas en Barcelona saben que deben sacarse el máximo partido y dejar a su cliente boquiabierto. Un vestido caro y elegante, unos tacones con estilo, maquillaje en su justa medida y un cuerpo de escándalo son cosas que la mayoría de hombres no disfrutan siempre que quieren. Por eso, quedar con una escort vuelve a marcar diferencia con el resto de citas. Ella seguro que va a aparecer despampanante y suscitará el deseo del hombre tan pronto como la vea.

La chispa de la pasión

Las acompañantes putas en Barcelona se dejan llevar en la cama y provocan esa cercanía y conexión con su cliente. Echar un polvo sin chispa es como echar de comer a las palomas en el parque. Nos da igual hacerlo que no. Las escorts son chicas apasionadas y logran grabar con el fuego de la pasión su cita con el hombre que ha estado buscando la llama y no solo el sexo.

Pasión con Putas en Barcelona - http://www.perlanegrabcn.com/putas-barcelona/

Post anterior
Servicios Servicios viernes 03 junio 2016
Post siguiente
Puedes encontrar las mejores escorts y putas de Barcelona Puedes encontrar las mejores escorts y putas de Barcelona martes 10 mayo 2016