Blog Perla Negra BCN
Comparte:

Putas de lujo y el cliente habitual: Ese estatus de elegante y “zorruda” putería que tanto pone a los hombres
Sexo y Prostitución Escorts de lujo

Putas de lujo y el cliente habitual: Ese estatus de elegante y “zorruda” putería que tanto pone a los hombres

miércoles 27 enero 2016

El cliente habitual es para cualquier empresa un filón. El marketing gira en torno a cómo hacer que un cliente vuelva una y otra vez. En el servicio escort en Barcelona la cosa no es diferente al resto de empresas. Las escorts maduras, escorts españolas y escorts rusas o universitarias están buscando lo mismo, ese grupo de clientes fieles con los que compartir no solo una sino varias noches de pasión. Hoy en nuestro querido blog, vamos a conocer más de este aspecto del trabajo de una escort o puta en Barcelona.

Las escorts rusas, escorts catalanas, preciosas putas negras o putas de lujo están deseando conseguir esos clientes habituales con los que tener relaciones más cómodas y fundamentadas pero, ¡ojo!, no todos pueden ser los clientes habituales más deseados. Aunque la industria del sexo se basa en el dinero, como todas las industrias, la afinidad personal cuenta y a veces no se puede disimular.

La mayoría de clientes vuelven a llamar a la escort con la que han pasado la noche excepto esos hombres que recorren el mundo viajando y cada día pisan un aeropuerto. Lo normal, según nos cuenta la escort rusa en Barcelona, es ver a un cliente los fines de semana o un par de veces al mes.

Por lo tanto, el cliente habitual es mucho más normal de lo que se piensa. Las relaciones con las putas y escorts en Barcelona no son tan esporádicas e impersonales como el estereotipo marca sino bastante frecuentes.

La preciosa puta negra con la que hablamos nos dice que prefiere esos clientes habituales para planearse su trabajo el cual puede incluir viajes y estancias en el extranjero: el cliente habitual facilita eso, el encuentro y la planificación. Aunque creemos que el mundo de las escorts es solo sexo y placer, la verdad es que muchas llevan sus agendas bien llenas y necesitarían a un secretario que les ayudara en la organización de sus citas.

El lujo, las fantasías y la magia de la seducción

Lujo, fantasías, magia; todo muy bonito, pero cuesta mucha pasta mantenerlo. Un rasgo del cliente habitual es que es más generoso porque vínculos personales surgen con la escort o la puta de lujo y además quiere impresionarla con regalos y detalles.

La escort universitaria nos cuenta que son sus clientes habituales los que mejor la tratan. Muchas veces quieren salir de discotecas, bailar por ahí y estar de copas. Para ella, esas noches son divertidas y está deseando recibir la llamada de uno de ellos para pasar un buen fin de semana. Con algunos de sus clientes habituales ha nacido una amistad basada en el sexo y en pasarlo bien. “Es un tipo de cliente especial, nos vemos a menudo y voy descubriendo cómo darle placer; me costaría hacer una garganta profunda o una lluvia dorada con un cliente esporádico; con los habituales, no, me siento mucho más cómoda”.

Para las putas de lujo el cliente habitual es una figura súper importante. El lujo hay que pagarlo, cualquier tufo a cutre desmontaría la fantasía entre la escort de lujo y su cliente. Para ella los clientes habituales son una garantía de mantener ese estatus de elegante y “zorruda” putería que tanto pone a los hombres.

El cliente habitual como preferencia

Las escorts y putas en Barcelona tienen claro que la prioridad la tiene el cliente habitual como para cualquier empresa. Es más agradable quedar con un cliente que ya conocen y saben cómo tratar en la cama que con uno nuevo del que no tienen ni idea. Al fin y al cabo, la intimidad sexual no tiene siempre que asemejarse a una peli porno y los sentimientos y confianzas son muy valorados por estos hombres que buscan el calor humano entre las piernas y brazos de una mujer.

La conversación, según las escorts maduras en Barcelona, es algo que los clientes desean, y es más natural en un ambiente acogedor en la compañía de una escort o puta que ya es conocida.

No en vano, uno de los servicios estrella de hoy en día es la experiencia de novia o girlfriend experience, en la que se finge un romance entre la escort o puta y el cliente. Es obvio, que esta fantasía funcionará mucho mejor cuanto más se conozca la escort española, por ejemplo, y el hombre que ha decidido entregarle unas horas de su tiempo.

Fantasías sucias y perversas

Las putas de lujo en Barcelona son un bocado bien caro por lo muy apetitosas que son. ¿Puede el dinero comprar todo tipo de servicios con una escort de lujo, escort madura o escort universitaria? Parece que no. Algunos sueñan con el griego profundo con determinada escort y ésta no lo incluye en su catálogo. ¡Qué bajón!

Garganta profunda, lluvia dorada; tantos fetiches como puteros hay en el mundo, pero no todas las escorts y putas aceptan cualquier petición. De nuevo, surge la figura del cliente habitual. La confianza entre ambos hará más fácil la práctica de fantasías arriesgadas o simplemente aquellas que al resto de los clientes la escort deniega.

La preciosa puta negra en Barcelona con la que hablamos nos confiesa que en su perfil no dice todo lo que sabe hacer solo porque no está dispuesta a hacerlo con todos. Por ejemplo, el francés, el beso negro o el sado light sumisa, son prácticas en las que prefiere que haya una cierta cercanía entre ella y el cliente.

Aunque la salud y la higiene son cosas primordiales en Perla Negra, está claro que follar a diestro y siniestro tiene sus riesgos y en tal situación, hace falta mantener la cabecita fría y no liarse la manta a la cabeza con el primero que entra por la puerta.

Parece que para disfrutar del mejor sexo con una profesional, lo más acertado es quedar con ella más de una vez y abrirse de par en par.

Post anterior
Perla Negra Barcelona: Estilo, buen gusto y el mejor sexo. Perla Negra Barcelona: Estilo, buen gusto y el mejor sexo. martes 16 febrero 2016
Post siguiente
Putas en Barcelona: enamorarse de ellas. Putas en Barcelona: enamorarse de ellas. jueves 21 enero 2016