Blog Perla Negra BCN
Comparte:

Sexo anal: griego o beso negro, ¿con cuál te quedas?
Sexo y Prostitución Servicios Sexuales Escorts de lujo

Sexo anal: griego o beso negro, ¿con cuál te quedas?

jueves 19 octubre 2017

Jamón o queso, nata o chocolate, pizza o pasta, hay cosas en la vida que plantean grandes dudas. Elegir una supone perder el placer de la otra. En el sexo también nos pasa. A la hora de la pasión, lo queremos todo. Hay propuestas excluyentes pero en el caso que hoy nos ocupa, son complementarias. Ante la cuestión existencial griego o beso negro, creemos que en el sexo anal la respuesta es muy simple: ¡las dos cosas!

Sexo anal: El origen del griego

El origen del griego está en Grecia, más concretamente, la Antigua Grecia. Esa en la que se crearon las Matemáticas, la Geometría, la Filosofía o la Física. En este ambiente en ebullición, también había sitio para los placeres. ¡Y mucho! Fue entonces cuando nació el griego como experiencia sexual de gran calibre.

En alguna parte de la Historia podemos leer que los que formaban parte del ejército griego debían el éxito de sus conquistas a lo bien acompañados que estaban los soldados. A cada uno le correspondía un joven y bello adolescente que le brindaba los máximos placeres cada noche después de la batalla. Así propuesto, no está mal.

No es difícil imaginarse de dónde viene el origen de “hacer un griego”. Ni más ni menos que el sexo anal con el fin de multiplicar el placer de los participantes en la experiencia y llegar al orgasmo sensorial.

El beso negro y sus amigos

Antes de penetrar analmente, muchas personas prefieren e incluso necesitan que les trabajen el área un poquito. La mejor manera es el beso negro. Negro porque se refiere al vacío del ano y al abismo que transmite. Una vez que empieza la penetración del ano no se sabe a dónde se va a llegar.

El beso negro es parte del sexo anal y precede a la penetración que muchos disfrutan por su mezcla de dolor y placer. Los labios, la lengua, los dedos e incluso los dientes participan en el beso negro para lograr la relajación del ano y que se preste más fácilmente a abrirse y entregarse a lo que le deseen hacer.

Si bien el beso negro es practicado por los hombres antes de proceder al griego, hay muchas escorts que ofrecen el servicio de sexo anal incluyendo el beso negro con el objetivo de penetrar a sus clientes. El punto G masculino está dentro del recto y hace falta un poco de valor y liberarse de los prejuicios para que un hombre se deje hacer por detrás.

Además del beso negro, existen otras variantes de besos igualmente interesantes. Por ejemplo, tenemos el beso del vampiro o también llamado el beso del payaso. Si le damos un poco a la imaginación, conseguiremos saber a qué se refiere. Un payaso tiene la boca manchada de rojo igual que un vampiro. Las gotas del fluido de la vida se deslizan por la barbilla y el cuello, ¿verdad?

El beso del vampiro o del payaso es la práctica del sexo oral a una mujer que está con la regla. En algunas culturas, los hombres lo practican para demostrar su hombría, absorber la energía del Más Allá y afianzar la unión con su esposa.

Dentro de los fetiches sexuales, tenemos la hematofilia. Hemato se refiere a sangre y filia a amor. Sería una forma de denominar el uso de la sangre como excitante en una relación sexual. A veces, se puede hacer con una mujer que esté menstruando, otras, provocando que la sangre fluya y los hay que pueden llegar a robar bolsas de sangre de un hospital con tal de hacer su fantasía realidad.

En el beso blanco, los participantes comparten el semen de una boca a otra. Se trata de hacer un francés y eyacular en la boca. Ambos se besan y juegan con el semen el tiempo que deseen.

Otras prácticas placenteras

En el sexo anal, para que el beso negro y el griego resulten una combinación inmejorable, la pareja se puede servir de elementos como los lubricantes, consoladores y preservativos. Aunque la saliva es un buen lubricante natural, en la penetración anal se aconseja utilizar alguna ayuda más para lograr que todo vaya como la seda. Los consoladores pueden ser un buen avance para relajar la zona y conseguir una penetración más placentera.

No hemos de pensar en el beso negro y el griego solo de hombre a mujer, también podemos darle la vuelta y disfrutar del sexo anal en los dos sentidos. Hay escort expertas en esta práctica. Como hemos dicho, los hombres tienen su punto G en el recto y es ahí donde debemos buscar la clave para el mayor orgasmo de sus vidas. El cliente solo se tiene que dejar llevar, confiar en la discreción de la escort y en su saber hacer.

La combinación de todo

Preguntamos a los clientes de Perla Negra cuáles son sus prácticas favoritas a la hora de citarse con una escort. “Para mí lo mejor es hacer de todo, que ella disfrute y que yo también me quede satisfecho. El sexo oral, el griego, el beso negro, los lubricantes, todo forma parte de quedar con una escort. No creo que pudiera quedar con una de ellas y hacer solo una cosa, al final el cuerpo me pide más y mientras ella esté de acuerdo, todo genial”.

Así que beso negro, griego, cunilingus, francés, posturas, juguetes, todo es bien recibido en el sexo para este cliente. Cuanta más libertad para ambos, más placer también.

Enterrar los tabúes

Pero ¿qué hombre se atreve a pedirle a su novia o esposa que le haga un beso negro y le introduzca un juguete por el ano? El sexo anal de hombre a mujer está más que aceptado pero ¿somos tan abiertos como para permitirle a un hombre los mismos placeres que a una mujer? Probablemente aún nos queda un poco por recorrer. Afortunadamente, están las escorts para cumplir las fantasías más secretas guardadas en el baúl de los tabúes masculinos.

Por eso, no se pierda la experiencia completa en los brazos de una escort. Beso negro y griego, tanto para ella como para él.

Post anterior
¿Qué es el tickling? ¿Qué es el tickling? miércoles 15 noviembre 2017
Post siguiente
Masajes tántricos en Perla Negra Bcn: algunas ideas Masajes tántricos en Perla Negra Bcn: algunas ideas lunes 09 octubre 2017