Blog Perla Negra BCN
Comparte:

Sexo anal placentero
Sexo y Prostitución Servicios Sexuales Escorts de lujo Mitos Sexuales

Sexo anal placentero

lunes 24 julio 2017

No es un secreto que a los hombres les encanta el sexo anal. Es una práctica muy deseada pero no tan fácil de conseguir. Muchas mujeres han querido experimentar los placeres traseros pero otras tantas aún no se han decidido o directamente dicen que no. ¿Qué hacer cuando uno tiene el deseo y no la compañera? Está claro, dentro del mundo de las profesionales del sexo, el griego es uno de los servicios más solicitados.

Todo en positivo

Para un hombre el griego no tiene pegas. Si tuviesen que escribir una lista con los pros y los contras, probablemente la segunda columna quedaría vacía. La vista que tienen es perfecta, la posición fácil y el placer inmenso. Algunos subrayan que el contacto es meramente sexual. No hay contacto visual ni físico a excepción de los genitales y tiene un toque de dominancia. ¿Qué más pueden pedir?

Tengamos en cuenta que el sexo, dependiendo de la condición física, puede ser todo un esfuerzo. El sudor, el cansancio y la tensión de los músculos no siempre nos deja en buen lugar. La posición doggy style, referida al sexo anal, elimina muchas de esas complicaciones.Uno a cuatro patas y el otro de rodillas parece algo más que fácil de realizar. Es una penetración profunda, no se necesita mucha energía y, por lo tanto, no hay sudor, sobre todo ahora con los calores del verano.

Locuras varias

Solo un país como Estados Unidos, inventor de la pornografía en la gran pantalla y de las tetas de silicona de 5 kilos podría también vestirse de santurrón y lanzarse contra el sexo anal. Aunque en nuestro blog hablamos con toda libertad de esta práctica, si publicáramos en EEUU, tendríamos un problema por incitar al griego. El estado de Michigan prohibió hace poco el sexo anal y el sexo oral con penas de hasta 15 años de cárcel.

El amor y el griego

Algunas mujeres esgrimen argumentos referidos al amor para evitar esta postura. Al no haber contacto más que genital, parece una posición más pornográfica que romántica. Craso error. Pues nunca los sentimientos se pueden identificar con una postura. En un griego puede haber más amor que en un cutre misionero.

Desde luego que tenemos una infinidad de posiciones para llegar al placer con nuestra pareja, pero no hay que desmerecer al griego solo porque sea por detrás. En esta posición, ella también disfruta del sexo puro y duro. No ve a su compañero, puede poner las caras que le dé la gana y babear sin preocuparse. No tiene ningún cuerpo encima que le haga peso, la agobie al respirar o le sude con el esfuerzo. Ella también sale ganando con esta postura.

La importancia de la vista

En la posición del doggy style anal, quien esté de rodillas penetrando bien con un arnés o con el pene, tiene una vista maravillosa. La espalda, la cintura y el culo pueden ser extremandamente sexis y más cuando se está penetrando.

Charlando con los clientes de Perla Negra sobre el griego a cuatro patas, una de las cosas que más nos comentan es lo muchísimo que les pone la visión de todo. “Ella está a nuestra plena disposición. Nos enseña el culo ahí como diciendo “es todo tuyo”. Eso nos pone muchísimo porque los hombres nos encendemos con las imágenes. Y en esa postura la vista es perfecta”.

Ese agujero añorado

Como ya hemos dicho, el griego es uno de los servicios más requeridos por los clientes. No es fácil de encontrar en los romances del día a día en las aplicaciones de móvil. Para experimentarlo, muchas veces hay que recurrir a una profesional del sexo.

Pero como todo en la vida, el sexo anal no es solo cosa de mujeres sino también de hombres. Las escorts que ofrecen en sus perfiles el servicio del beso negro, saben muy bien que a sus clientes les gusta que presten atención a su ano también.

La escort francesa nos cuenta que ofrece esta práctica y que no pocos hombres la solicitan. “El ano es algo que resulta placentero tanto para hombres como para mujeres. La penetración es una cosa que tenemos asociada a las chicas pero también a ellos les gusta, lo que pasa que sienten que su hombría se ve amenazada pero los que se atreven a probar, ya no pueden pasar sin que les meta al menos un dedo por detrás”.

Placer para el hombre

El placer para el hombre no es solo cosa del pene. Las escorts nos cuentan que muchos de sus servicios se reducen al francés y a la penetración vaginal pero un gran número de clientes son mucho más picantones que eso.

El punto G masculino, ese de máximo placer, se halla en el recto. Si el hombre en cuestión es capaz de olvidarse de su rol penetrador y pasar a ser el penetrado, puede experimentar el mayor orgasmo de su vida.

Si el hombre se tumba boca arriba y abre las piernas, su compañera puede hacerle disfrutar introduciendo los dedos en su ano con suavidad y haciendo ligera presión en la glándula responsable de la eyaculación. Si es capaz de hacerlo bien, él llegará a un orgasmo lento e intenso.

El hetero ya no tiene que tener miedo de ser llamado maricón. Poco a poco, va abriendo su mente y sus piernas y se deja hacer por sus parejas en la cama. Esta tendencia cada vez mayor se refleja en la multitud de masajes eróticos para hombres que incluyen la manipulación del ano masculino para llegar al orgasmo. A veces ni tan siquiera incluye tocar el pene.

El masaje del lingam o el masaje prostático son algunos de los ejemplos de esta nueva ola de placer para los hombres que deciden relajar la mente y cambiar de rol. Cansados del vanilla sex o de la postura del misionero, algunos ya se han rebelado contra los tabúes y están experimentando con su cuerpo antes de que deje de ser apetecible a la féminas.

Post anterior
¿Cómo afecta el calor al deseo sexual? ¿Cómo afecta el calor al deseo sexual? martes 01 agosto 2017
Post siguiente
Kamasutra: mil maneras de llegar al orgasmo Kamasutra: mil maneras de llegar al orgasmo jueves 06 julio 2017