Blog Perla Negra BCN
Comparte:

Dina, escort egipcia en Barcelona
Entrevistas

Entrevista a Dina, una Escort egipcia de PerlaNegraBCN

jueves 10 octubre 2013
Los Egipcios fueron una civilización antigua increible. Se sabe que la belleza de las mujeres egipcias, y sobretodo la leyenda de Cleopatra, es legendaria. Sólo con ver las fotos de Dina podemos confirmar tales datos... ay si Ramsés levantara la cabeza !. Hoy vamos a presentaros a Dina, Escort egipcia de 24 añitos  con unas medidas "faraónicas" de 90-60-90

¿Qué tal llevas la agenda de citas?

Muy bien, empezamos el fin de semana y eso siempre es una subida de actividad. Mañana tengo dos citas. Una directamente en la Perla Negra BCN y otra en la calle, en un bar. En la primera cita, me veré con el cliente en una habitación.

Ha pedido discreción, con lo cual no puedo dar más detalles. El segundo, es un cliente habitual. Lo veo todos los meses aproximadamente. Le gusta salir a tomar un par de copas conmigo y luego nos venimos a la Perla Negra BCN.

¿Por qué piensas que repite contigo?

Yo no soy violenta, solo pego si me lo piden (risas). Es por eso por lo que vuelve; le gusta cómo le pego.

¿Podrías describir cómo se desarrolla todo?

Desde el primer servicio, me pidió vernos en un bar. Yo estaba en la barra esperando cuando él llegó. Nos reconocimos en seguida, eso es algo entre ama y esclavo, el juego empieza desde el primer momento. Nos pedimos unos cocktails y charlamos un poco. Después nos fuimos a la habitación reservada.

Me desnudé, debajo llevaba muy poca ropa, todo de cuero. Le puse las esposas, le mordí, le pegué un poquito y él me pidió más. Le hice sexo oral duro, utilicé varios dildos, en fin, en ese momento supe que había ganado un cliente por muchos años. ¡Y no me he equivocado! (risas)

¿Qué puede animar a un hombre a que le peguen y le hagan daño?

Creo que cuando se llega ahí es porque uno ha hecho tantas cosas anteriores en el sexo que todo le sabe a poco. Son desafíos, caminar por el borde entre lo normal y lo que se pasa un poco o mucho, depende de dónde quieras llegar. A muchos les gusta ir más allá.

¿A ti te gusta tu papel de ama?

Sí, claro. No se puede fingir. Pienso que es fácil ser ama porque los papeles cambian totalmente. Lo que suele pasar es que el cliente te dice todo lo que desea y tú cumples. Ya está. Sin embargo en el 
sadomasoquismo  todo cambia, de pronto se entra en un camino que el cliente no marca y la que dice los pasos a seguir soy yo.

Por supuesto tengo siempre presente darle placer físico, no me olvido de chupársela, de metérmela, en fin, el cliente es lo que quiere al fin y al cabo. Aunque hay excepciones, pero son un caso entre mil.

¿Son muchos los clientes que te piden rarezas?

Me piden de todo, para ser sincera. A veces que me disfrace de algún oficio, otras, como la que he contado, que les pegue, otras lluvia dorada, otras que los ate, pero siempre, siempre, en definitiva, es sexo y acabamos haciendo lo mismo. La mayoría no pide 
rarezas , sino quedar conmigo en la habitación, o quizá en un bar, y luego que me desnude, sexo oral, vaginal o anal.

¿Qué te parece trabajar en la Perla Negra Barcelona?

Muy bien, estoy contenta con mi trabajo en este sitio. Nunca me he encontrado con un problema ya sea de salud, de seguridad o de cualquier otra cosa. Se cumplen las normas a rajatabla. Siempre usamos el preservativo, las chicas nos hacemos análisis muy a menudo y los clientes pueden someterse voluntariamente a controles de salud. La limpieza en las habitaciones también es muy importante y muy bien valorada por los hombres que vienen aquí.

¿Cuentas con amigos entre tus clientes?

Sí, algunos tengo. Al principio siempre es lo mismo, vienen a por sexo, luego hay algunos que se ponen a hablar, a contarte cómo les ha ido el día, si han tenido éxito o no, si están peleados con sus mujeres, si están divorciándose o preocupados por sus trabajos, yo les escucho y les doy mi opinión, si me la piden.

Hay veces que empieza a surgir una amistad a base de conversaciones después del sexo. Me gusta ese tipo de relación, aunque yo me dedico a trabajar y si el cliente no abre la boca más que para correrse, no me importa, me parece bien igualmente.

¿Crees que la prostitución es un negocio que siempre estará ahí?

Sí, estoy convencida de que la prostitución siempre va a estar ahí presente. Los hombres pueden estar casados o tener novias o incluso varias amantes, y seguro que siguen disfrutando de una prostituta. Creo que la cuestión está en que no hace falta hablar, tal y como te decía antes, ni cortejar, ni nada de eso, solo quedar conmigo y pagar.

Yo haré que te lo pases en grande, soy profesional del sexo, hago cosas que otras mujeres no hacen, al menos en la primera cita, y no digamos si mencionamos sexo anal, lluvia dorada, sado y cosas así. Creo que ese es el poder de la prostitución, que hacemos cosas que las otras no hacen en la primera cita e incluso puede que nunca las hagan. Sin compromiso, el cliente paga, disfruta, le hacemos lo que quiere y se marcha satisfecho. ¡Eso no tiene precio! (risas)

¿Qué diferencia puede haber en la cama entre tú y una mujer que no se dedica a este sector?

A lo mejor, esa mujer, para hacer lo que yo hago, necesita irse a un sitio donde nadie la conoce y beber muchas copas para acostarse con un hombre y dar rienda suelta a todas sus fantasías y curiosidades. Pero si esa mujer está en su ciudad, puede que se controle mucho los instintos por miedo a que la conozcan, y que siempre que se acueste con un hombre lo haga recortándose mucho.

Yo, no. Por eso cobro, porque hago lo que me pidas y mucho más sin compromiso; y garantizo una higiene y un buen rato de sexo en un sitio inmejorable. Luego, si te gusta, repites, pero no tienes que volver si no quieres, aunque la mayoría son clientes que suelo ver cada dos o tres meses.

Post anterior
Creencias religiosas sobre el xexo Las 11 Creencias Religiosas más retorcidas sobre el Sexo jueves 10 octubre 2013
Post siguiente
Voyeur, al que le gusta mirar mientras practica sexo Voyeur, El que mira mientras practican sexo miércoles 25 septiembre 2013