933 278 XXX ver Pregunta por mi Servicio Especial
Escort Alexia

Alexia

933 278 XXX Pulsa aquí para ver el teléfono

Llámanos sin compromiso y consulta tarifas, servicios incluidos y EXTRAS.


Conoce a Alexia...

¡Hola, cariño! Me llamo Alexia y soy una escort de lujo nórdica espectacular. Tengo los ojos de un verde intenso que te cautivará y, más abajo, dos buenas razones para venir a conocerme, ¿sabes a qué me refiero? Soy muy cariñosa, ardiente y muy curiosa; me encantan las aventuras, el sexo y mezclar ambos. Uno de mis servicios favoritos es el griego profundo, ¿te apetece que nos aventuremos juntos a descubrir el buen sexo? Tengo saber estar, así que soy tu acompañante de lujo ideal para cualquier evento. Ese sería un buen comienzo para luego acabar en la casa de citas Perla Negra disfrutando como nunca antes. Coge cita conmigo ya, te estoy esperando.

Ver más

Datos de Alexia

  • Turno: Día y noche
  • Edad: 26
  • Nacionalidad: Nórdica
  • Medidas: 100-60-90
  • Color de pelo: Morena
  • Salidas: A hotel, A domicilio, Viajes, Cenas y eventos
  • Idiomas: Español, Inglés
  • Estatura: 161 cm.
  • Peso: 50 kg.
  • Servicios: Francés Natural,  Masajes eróticos,  Otras prácticas sexuales,  Francés Completo,  Sado Ama,  Griego o Sexo Anal,  Lésbico,  Atención a parejas,  Dúplex

Escort Alexia
Escort Alexia
Escort Alexia
Escort Alexia


Otras escorts en Barcelona

Escort Vicky sexy
Vicky sexy
  • Turno: Día y noche
  • Edad: 27
  • Nacionalidad: Rumana
  • Medidas: 110-85-90
Escort Cintia
Cintia
  • Turno: Día
  • Edad: 25
  • Nacionalidad: Latina
  • Medidas: 100-60-95

Entrevista

ENTREVISTA: De stripper a chica de compañía

¿Cómo prefiere que se refieran a ustedes: chicas de compañía, putas o escorts?

No tengo ningún problema con la forma de llamarme. Mi trabajo es el sexo y se llama así, aunque lo de chicas de compañía me gusta bastante, describe muy bien lo que hacemos, sexo y mucho más. Compañía, conversación, diversión, etc.

Además de ser una de las chicas de compañía de Barcelona, ¿qué más hace en su tiempo libre?

Me gusta cuidarme, hacer deporte y por supuesto salir con mis amigas a pasar el día fuera, salir por la noche, cosas así.

¿Cómo empezó su trabajo como chica de compañía?

Estaba trabajando pero no se ganaba mucho, y como me gusta ir al gimnasio y bailar, un día pensé que podría subirme a una barra americana y hacer un show. Así empecé como stripper. En primer sitio parecía un sitio típico de mafiosos, era como una película. Pero ahí estaba yo, con mi ropa súper sexy y más que dispuesta a ser la estrella de la noche para todos esos hombres. Hay que ser valiente para subirse al escenario y empezar a bailar como si nada enfrente de ese público, pero lo hice, empecé a ganar dinero y una noche uno de los que frecuentaban el local me ofreció trabajar en el suyo. Me dijo que quedáramos y que hablaríamos de todo. Y eso hicimos.

¿Pasó de stripper a prostituta de la noche a la mañana?

Los clientes me pedían sexo por dinero en el club donde bailaba. Todas las noches tenía que quitármelos de encima, quería algo más tranquilo. Trabajar en un club así puede parecerse a correr por la selva. Quedé con ese hombre, también tenía un club pero era un burdel, una casa de citas en Barcelona. Pensé que podría intentarlo, me sentía mucho más intimidada como stripper, así que no tardé en tener mi primera cita con un cliente.

¿Qué ventajas encontró en el cambio de trabajo?

No es lo mismo tentar a los hombres que follárselos. Me tuve que acostumbrar a ser puta pero después me sentía más tranquila que como stripper. Siendo prostituta estoy sola con un cliente en una suite de lujo, una media hora, hacemos sexo y adiós. Con la mayoría tengo una relación sin sorpresas. Él ya sabe lo que quiere de mí y yo sé lo que tengo que hacer. Un francés natural, una cubana y sexo vaginal. Tengo clientes habituales que son amigos míos. Nos acostamos juntos con frecuencia, sé lo que les gusta, ellos disfrutan de mi compañía y a mí me gusta estar con ellos. Los clientes habituales no son la mayoría pero cuando tienes algunos con buena relación, son lo mejor de ser chicas de compañía.

¿Qué les hace a las chicas de compañía elegir a un cliente favorito?

Las prostitutas tenemos muchos clientes, a veces estamos con diez hombres al día, especialmente si nos vamos a una fiesta sexual o a un evento, como un festival de cine o a las mansiones más caras de gente rica. Las putas follamos mucho. Es nuestro trabajo, pero entre tanta carne se puede ver a hombres diferentes del resto. Todo es sexo y follar con unos y con otros pero si te fijas un poco en los detalles hay clientes que llegan a ser los favoritos. Es una mezcla de generosidad, educación, limpieza, caballerosidad y buen follador. Esos son los rasgos que hacen diferente a un hombre. Creo que no hay que ser puta para estar de acuerdo.

Sus clientes favoritos, ¿qué consiguen de usted?

Si te gusta el cliente, le vas a hacer las cosas mejor no porque no tengas cuidado con el resto sino porque cuando te gusta estar con alguien, se nota de muchas formas. Alguna vez he hecho un francés sin condón o francés facial, en esa práctica salpica el semen a la cara. La garganta profunda es otra de las cosas que hago a mis favoritos sin que me lo pidan. Pasar más tiempo con él en la suite, regalarle diez o quince minutos, no sé, son detalles que las chicas de compañía podemos tener con los clientes que más nos gustan.

¿Nunca ha pensado en ser profesional del sexo independiente?

No, me gusta estar en una buena web, como la de Perla Negra. No me tengo que ocupar de mis fotos ni mis anuncios. Además no me gusta pasar tiempo libre delante del ordenador. Cuando no trabajo lo que quiero es pasarlo bien, disfrutar de la vida y del dinero que gano. Además Perla Negra es el mejor sitio para las chicas de compañía en Barcelona. Trabajas con seguridad, todo está súper cuidado y limpio, tiene buen ambiente y es discreto.

¿Cuáles son sus servicios estrella?

Soy muy buena en el sexo oral y tengo buenas tetas para la cubana o la corbata francesa. No siempre ofrezco el griego y hago un buen sado light. Me gusta hacer de ama, tengo algunos objetos para esta fantasía, como esposas, fusta, ropa de cuero negro, entre otras cosas. Me ponen los fetiches así que también hago lluvia dorada y disfraces. Para muchos clientes la hora de quedar conmigo es la hora de la liberación. Están cansados de trabajar y hacer vida familiar, cuando quedan conmigo quieren algo totalmente diferente. Están hinchados a hacer sexo vainilla; a veces ellos me proponen o les propongo yo.

¿Así que se puede entender su trabajo como chicas de compañía y como terapeutas?

Parece mentira pero es cien por cien cierto. Muchos vienen agobiados y se van flotando, no sólo porque les he hecho la mamada de su vida sino porque han roto la rutina, han hecho realidad una fantasía. Salen de sus cárceles diarias, de sus obligaciones y entran en la suite del placer. Ahí estoy yo con toda mi experiencia para hacer que se sientan hombres nuevos. Algunos no quieren ni follar, solo hacer algo diferente como travestirse y desnudarse para mí.

¿Tal y como usted hacía en ese bar de strippers?

Sí, exactamente.